Yo estudié varias técnicas de Regresiones: de Brian Weiss, con PNL, Hipnosis originaria de La Índia y un Doctorado en Hipnosis en una entidad Internacional con una visión más Occidental, son sólo algunos ejemplos. Y debo indicar que es una de las herramientas más fuertes con las que trabajo.

En contra de lo que suele pensarse, es la misma persona quien experimenta esas sensaciones y visiones, no sólo es una película, sino que siente ese dolor, esa pérdida, ese amor.

Por eso, al finalizar mis talleres, siempre acabamos la sesión con una MEDITACIÓN SANADORA donde nuestros guías y Maestros nos ayudan a cerrar esas relaciones, esos traumas o lazos de vidas anteriores que estaban interfiriendo en nuestra vida actual.

Pero, a pesar de que cada vez son más los que se ponen en manos de un facilitador para trabajar a partir de esta técnica, aún es una herramienta desconocida para muchos terapeutas y usuario. Este desconocimiento provoca que se creen falsos mitos en el momento de trabajar con ella.

Por eso, hoy, quiero abordar las dudas más comunes que inquietan a las personas que deciden realizar una regresión o un taller de regresiones por primera vez.

1) REALIDAD O ILUSIÓN
Una de las primeras dudas que surge es: “¿Es verdad o mentira lo que veo?” Realmente esa es mi primera explicación en los Talleres. Es TU verdad y debe servirte para algo. Si realmente fuiste una faraona o un gran aventurero es lo de menos. Lo importante es que esta VISIÓN te está diciendo algo y es justo eso lo que trabajaremos.

Particularmente, uso esas visiones y las uno a un trabajo que voy realizando desde mi posición de facilitadora y coach para trabajar en lo que ocurre en esas 3 regresiones guiadas que se llevan a cabo en los talleres que imparto.

Vemos qué está pasando en tu vida actual y qué te está mostrando tu alma para que puedas comprender y liberar de una vida anterior. Y lo trabajo con cada una de las personas del taller, de manera individual y el tiempo que se necesite para sanar.

Realmente es un trabajo, muy, muy, liberador.

2) Y SI PIERDO EL CONOCIMIENTO O LA VOLUNTAD
Un miedo usual, es el de perder el conocimiento o la voluntad como en los televisados espectáculos de hipnosis donde provocan que un asistente se ponga a hacer la gallina delante de todo el mundo o barbaridades similares. Esto es solo un show.

En las regresiones, no pierdes el conocimiento ni se anula la voluntad. Eres totalmente consciente: puedes rascarte la nariz si te pica, estornudar, cambiar de postura durante la meditación, etc. y no, por ello, pierdes la “conexión” contigo misma.

Por eso, hacemos 3 meditaciones seguidas, cada una diferente pero que te permitirán conectar de una forma cada vez más fácil con tu mundo interior.

Es verdad, que si estás acostumbrado a meditar, conectarás mejor y más rápido. Es normal que si eres un persona con miedos, muy racional, etc. te pueda costar un poco más. Sinceramente, por eso los precios son tan económicos. Para que vengas a participar sin temer lo que pueda representar económicamente, pues 30 euros estas 3 meditaciones y un trabajo sanador completo, merecen mucho la pena.

Tengo que decir que, después de centenar de sesiones sólo una persona no “conectó” con una vida anterior y se quedó dormida profundamente. Al menos, se relajó.

3) Y SI MI VIDA PASADA SE QUEDA ABIERTA
Yo hablo muy a menudo de vidas pasadas que quedan en abierto y nos dificultan en esta vida actual. Nosotros en el taller no hacemos 3 meditaciones porque sí, el número 3 es un número de cierre muy poderoso. Además hacemos un acto simbólico de cierre con una intención muy fuerte.

Todo ocurre por algo. Y si hay algo que luego te inquieta, es que hay una información que debes trabajar y, por eso, mi acompañamiento no acaba en el taller, facilito mi email para que las personas me escriban y les ayudo a cerrar. Aunque eso ya no es un cierre realmente, es más bien una despedida que, en ocasiones, cuesta.

4) Y SI NO CONECTO
Este es otro de los miedos, el “no conectar”. Lo dicho, en 3 meditaciones se conecta, costará más o menos. Pero se conecta. A medida que practiquemos, iremos conectando más si quieres, pero ya dependerá de tu trabajo interior.

5) Y SI NO VEO NADA
En cuanto a ver, ves y sientes muchas cosas: ves cuando naces, ves cuando mueres, cuando amas, cuando te aman, etc. en vidas diferentes y con personas que reconoces o no.

regresión 2

Es un trabajo realmente reconfortante y muy emotivo.

¿A qué esperas para venir? Contacta con AITEAS y podemos programar visita individual o grupal. Como te sientas más cómodo/a. Ven y vive algo único y mágico de verdad. Y si aún tienes dudas, adelante, estaré encantada de resolverlas. Te espero: info@aiteas.org

Autora: Elisabet Alaman.

~ AITEAS ~